Envejecer sano: el cambio necesario

Si envejecer es algo inevitable. Si es una de las pocas cosas de las que estamos seguros que va a sucedernos. ¿Porqué no nos preparamos para esa situación? ¿Porqué muchas veces esperamos a que la situacion de deterioro de nuestro cuerpo sea tal, que poco remedio tenga ya?.

 

Según la OMS ( Organización Mundial de la Salud) "Debido al aumento de la esperanza de vida y a la disminución de la tasa de fecundidad, la proporción de personas mayores de 60 años está aumentando más rápidamente que cualquier otro grupo de edad en casi todos los países"

 

El envejecimiento de la población puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y el desarrollo socioeconómico, pero también constituye un reto para la sociedad, que debe adaptarse a ello para mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas mayores, así como su participación social y su seguridad.

Durante diversas fases de nuestra vida, hemos desarrollado nuestras cualidades físicas y psicológicas. Habitualmente han sido tratadas como un objetivo a corto plazo. Llegamos entonces a una situación, a partir de los 40 cuando nuestra "plenitud" de los 30 empieza un lento declive.

 

Seguimos viviendo de rentas, de todo aquello que hicimos durante nuestra juventud y madurez, pero empezamos ya a notar los sutiles avisos del paso del tiempo. Nuestros brazos se alargan para poder leer bien el periódico, aparecen cada vez más esas indiscretas arrugas y el pelo se va cayendo o se nos torna ya más blanco, entre otros detalles , como se dice habitualmete, ...de la edad.

 

Nuestro cuerpo, a través de esos avisos no está advirtiendo de que debemos tomar medidas. Nos avisa de que ya no debemos esperar a que la situación se deteriore más y hemos de provocar un importante CAMBIO, pero YA!!

Y llegados a los 50 es el momento de tomar las decisiones. No debemos esperar más, ya que el tiempo está jugando en nuestra contra. Hemos de ponernos manos a la obra y generar ese CAMBIO en nuestras vidas, adoptando una forma saludable de envejecer.

 

De eso trata esta página web. De como podemos frenar ese deterioro y ,ya que gracias a la evolución médica/científica/social vamos a vivir más años que nuestros padres y abuelos, sería deseable que podamos hacerlo en las mejores condiciones.

 

En ENVEJECER SANO encontrará consejos de todo tipo. Aunque sobre todo proporcionaremos información e intentaremos promover el ENVEJECIMIENTO ACTIVO, como base de ese CAMBIO fundamental en nuesta forma de vivir. Del mismo modo les daremos consejos sobre alimentación, complementos dietéticos, actividades para mayores y un largo etc.

BIENVENIDOS A ENVEJECER SANO...

breves pero interesantes

LAS PERSONAS CON ENFERMEDADES CRONICAS PUEDEN ALIVIAR SUS PROCESOS DEPRESIVOS CON EL EJERCICIO

Las enfermedades crónicas, como artritis, enfermedades del corazón, cáncer y diabetes, son comunes en los Estados Unidos, casi uno de cada dos adultos tiene al menos una condición crónica (según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades). Tanto la inactividad física y los síntomas depresivos son comunes entre los pacientes con una enfermedad crónica.

REVISIÓN DE LAS INVESTIGACIONES: Una revisión de 90 estudios que compararon los resultados de una intervención de ejercicios a un grupo de control incluyó a 10.534 personas con una enfermedad crónica que eran sedentarios.

RESULTADOS: El ejercicio de entrenamiento (incluyendo actividades como el ejercicio de
resistencia, jogging, ciclismo)  reduce los síntomas depresivos en un 22% en general. Mayor mejoría se observó en los participantes que cumplieron con las recomendaciones de actividad física de al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana o por lo menos 75 minutos de ejercicio de intensidad vigorosa. Las mayores mejoras se observaron en los pacientes con los síntomas indicativos de depresión leve a moderada.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 172 (2) :101-111J (23 de enero de 2012)

LA NATACION, BUEN EJERCICIO PARA BAJAR LA PRESIÓN ARTERIAL

 

Para saber si la natación, un ejercicio que es de bajo impacto , podría afectar la presión arterial, 43 individuos con una edad promedio de 60 años, que fueron diagnosticadas de prehipertensión o hipertensión en fase 1, se asignaron a un grupo de 12 semanas de natación o a un grupo control con ejercicios de relajación. Ninguna de las personas estaban tomando medicamentos. Los nadadores tuvieron una disminución significativa de la presión arterial sistólica y la mejora de la función arterial. El grupo de control no experimentaron cambios significativos en el extremo de la intervención.

FUENTE: American Journal of Cardiology(16 de enero de 2012)

WEB PATROCINADA POR:

MIEMBRO DEL:

CONSEJO INTERNACIONAL PARA EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

ARTICULOS RECIENTES

______________________________

 

 

 

 

ESPACIO RESERVADO

PARA SU PUBLICIDAD

 

 

 

 

______________________________

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESPACIO DISPONIBLE

PARA SU PUBLICIDAD

 

 

 

 

 

 

______________________________