Disfrute del ejercicio con una bicicleta eléctrica

A partir de los 50 empezamos a desarrollar dolores inespecíficos y molestias como rigidez muscular y dolor en las articulaciones. A alguien le suena aquello de “me duele…  y no he hecho nada para que me duela”. Si señoras y señores, esas cosas pasan a partir de los 50. ¿Tiempo de retirarse a la mecedora o a jugar al parchís? ¡No! En absoluto.

 

Entendamos que el  proceso de envejecimiento normal incluye:

 

  • Disminución del gasto cardíaco como consecuencia de la frecuencia cardíaca máxima más baja y la disminución de volumen de sangre que el corazón bombea por latido.
  • Disminución de la función pulmonar, es decir, el volumen de aire inspirado.
  • La pérdida de la resistencia aeróbica.
  • Atrofia de los músculos, en particular de los músculos de contracción rápida.
  • Disminución del tono y fuerza muscular.
  • metabolismo más lento como resultado de la disminución de la masa muscular.
  • El aumento de peso corporal como resultado de metabolismo más lento y disminución de la actividad.
  • La pérdida de densidad ósea.
  • Disminución de la producción de las enzimas que se utilizan para producir combustible para los músculos.
  • la transmisión de los impulsos más lentamente a través del sistema nervioso a los músculos.
  • disminución general de la capacidad funcional para hacer trabajo físico.

 

Afortunadamente, con el ejercicio regular casi todos estos cambios se podían contrarrestar. Y desde esta web vamos a ir analizando maneras de conseguirlo con pequeños cambios en nuestra forma de vida.

Uno de los ejercicios muy recomendables que podemos realizar es montar en bicicleta. Recuperar ese sistema de desplazamiento  nos puede dar, de nuevo , muchas satisfacciones.

 

Pero ojo, antes de lanzarnos a la aventura del ciclismo , debemos ponernos a pensar muy bien lo que vamos a hacer. Primero poneros delante de un espejo y decirnos en voz alta, por si no nos habíamos dado cuenta TENGO 50 AÑOS!!! NO SOY UN CHAVAL!!!.

 

A partir de ahí vamos a ver como estamos físicamente, para determinar con que frecuencia debemos empezar a realizar esa actividad. Aunque fuéramos practicantes del ciclismo de forma habitual, en algún momento alrededor de los 50 años nos daremos cuenta de que nuestros cuerpos tienen más límites que antes. No podemos ir tan rápido, subir esa cuesta de forma tan poderosa y mucho menos sprintar tan duro como antes.

 

Que decir si la última vez que cogimos la bicicleta  fue en el verano del 80 cuando fuimos de viaje de "fin de curso" a Mallorca o, a lo mejor, un par de veces al año cuando fuimos al pueblo de vacaciones. Pero, sea de la forma que sea, no por ello debemos renunciar a que la bicicleta nos ofrezca toda una serie de ventajas:

  • Desplazamiento cómodo y económico por la ciudad o por el campo
  • Desarrollar resistencia cardiorespiratoria
  • Fortalecer la musculatura
  • Fortalecer el sistema inmunitario
  • Desarrollar coordinación y equilibrio.
  • Libertad de movimiento, eliminar estrés.
  • No supone impacto articular en personas con sobrepeso.
  • Etc.

Ahora bien, puede que para el que empieza ahora, subirse a una máquina y empezar a darle como un loco a los pedales puede resultar un pelín duro, así a bote pronto.

 

Pero  por eso ,tanto en un caso como en el otro, vamos a permitirnos una ligera ayuda. Porque a la edad que tenemos nos lo merecemos y nos irá de fábula. Vamos a utilizar una bicicleta eléctrica.

 

Si, no es una tontería, utilicemos la tecnología que existe actualmente porque nos va a hacer mucho más fácil iniciarnos en este tipo de ejercicio, sin esfuerzos de alta intensidad que puedan resultar peligrosos, disfrutando siempre del ejercicio y cuando queramos podemos desconectar la ayuda.

 

¿Que es una bicicleta eléctrica?

                                                                                    

 

Primero unos datos técnicos, para que sepamos de que hablamos. De acuerdo a la normativa comunitaria 2002/24/CE, en su artículo “h”,  establece que son las bicicletas con pedaleo asistido,  son las equipadas con un motor eléctrico auxiliar, de potencia nominal continua máxima de 0,25 kilovatios, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa cuando la velocidad del vehículo alcance los 25 km/h, o antes si el ciclista deja de pedalear.

Bicicleta de "paseo" con motor eléctrico
Bicicleta de "paseo" con motor eléctrico
Bicicleta eléctrica plegable BICLI
Bicicleta eléctrica plegable BICLI

Es decir, ante todo no es una moto eléctrica, un engendro mecánico o patinete de esos que vemos que inclinándose hacia un lado u otro o simplemente dándole al acelerador  ya se mueven.

 

En este caso la asistencia del motor eléctrico funciona solo mientras nosotros pedaleamos, que es lo que necesitamos hacer. Que se nos hará mucho más fácil si, desde luego, pero hay que pedalear.

 

La potencia del motor también está limitada a 250 Watios. Cierto que a partir de esa potencia podemos ver bicis que sin pedalear superan los 50 Km/h pero no pueden circular por las vías públicas o ya debiera ser matriculada y asegurada como un ciclomotor.

 

Alguno pensará que estas bicis no “tiran”, yo tenía mis serias dudas de lo mismo antes de probarlas, pero cuento mi experiencia. Peso 100 kg, me voy con una “BICLI” plegable, rueda de 20”, y he subido esta semana pasada un desnivel de 300 metros en 10 km, en 40 minutos , sin levantarme del sillín y casi sin sudar.

 

Tipos de bicicleta eléctrica

 

El mercado nos ofrece muchas posibilidades de elección, básicamente podemos optar por :

 

  • Colocar un kit a nuestra bicicleta ( interesa que nuestra bici no sea un “hierro”, porque le agregaremos entre motor y batería cerca de 10 kg mas)
  • Comprar una bicicleta ya fabricada como eléctrica ( ya sea de carretera, paseo, BTT o incluso plegable)

 

 

Precios, normalmente los kits sobre unos 700 y las bicicletas a partir de los 1000 euros.

Moverse por la ciudad, ir al trabajo, etc, la bicicleta eléctrica no lo hace sano y divertido
Moverse por la ciudad, ir al trabajo, etc, la bicicleta eléctrica no lo hace sano y divertido

A partir de que tengamos nuestra flamante bicicleta eléctrica, empecemos a disfrutar de ella. Pero tengamos en cuenta que lo que pretendemos es recuperar o mantener nuestra forma física, con lo que deberemos mantener los niveles de asistencia en el mínimo. ¿Que quiero decir con esto? Pues que notemos en nuestras piernas que estamos haciendo ejercicio.

 

Que utilizamos este medio de transporte para ir al trabajo y no queremos llegar sudados, bueno…entonces le damos un toque en el mando para subir la asistencia del motor y listo. Que hay una cuesta arriba un poco complicada, utilicemos antes los cambios de piñón  y si no tenemos suficiente, aumentemos el nivel de asistencia.

 

 

Recordad que, varía según marcas, pero una batería normal de litio de 10 Amperios, puede proporcionar a un usuario de 70 kg, hasta unos 50-70 km de autonomía. Claro está si desconectamos en bajadas y limitamos su uso a lo estrictamente necesario, ampliaremos su autonomía. Pero tenemos más que suficiente para desplazarnos al trabajo o de paseo por nuestra ciudad o hacer como mínimo un par de horas de ejercicio.

Hombre, mayor de 50, bicicleta y próstata

 

Ya que hablamos de iniciarnos en el ciclismo a partir de los 50 años, hemos de mencionar que sucede con esta combinación de estas cosas. Por una parte sabemos que a partir de los 50 años debemos acudir al médico urólogo una vez al año, para que nos pida un análisis con el antígeno PSA y tampoco está de más una ecografía para comprobar posibles alteraciones.

 

¿Que sucede si practicamos ciclismo de forma habitual? Se ha dicho que el impacto del sillín sobre la próstata  durante largos recorridos, hace que  se incremente la posibilidad de sufrir prostatitis o incluso HBP (Hiperplasia benigna de próstata), también que disminuye la función eréctil o  incluso que adormece  la zona, etc.

 

No hay estudios científicos que refuercen todas estas afirmaciones  salvo uno realizado en el año 2013, analizando el efecto sobre varones de más de 50 años y que realizaban más de 55 km en bicicleta, lo que supuso, en un 10%  de los participantes, el incremento de los niveles de PSA post-ejercicio.

 

Conclusión: El ejercicio realizado en bicicleta resulta muy beneficioso para nuestra salud, en todo caso, como prevención no lleguemos al agotamiento, no hagamos un exceso de kilómetros y  utilicemos sillines denominados antiprostáticos, que llevan un hueco para evitar presionar demasiado esa glándula. 

Evitar el agotamiento, fundamental a cualquier edad, pero mucho más a partir de los 50. Con una eléctrica resulta más fácil.
Evitar el agotamiento, fundamental a cualquier edad, pero mucho más a partir de los 50. Con una eléctrica resulta más fácil.

En fin, La bicicleta eléctrica o mejor dicho, con asistencia de motor eléctrico, representa una gran opción para cualquier aficionado a este deporte cuando supera los 50 años. Ya que esa ayuda nunca despreciable le vendrá a compensar la pérdida de prestaciones físicas, evitando sobreesfuerzos no deseables y le permitirá ir al mismo ritmo de sus colegas más jóvenes. Con lo que anímicamente también le será beneficioso. No tendrá que escuchar aquello de “vamos a esperar al abuelo…” o cosas similares.

 

Para el neófito, le permite una incorporación gradual a la práctica deportiva, sin las agujetas o situaciones desagradables de los primeros días. De ese modo se puede enfrentar a un entrenamiento progresivo disfrutando en todo momento.

 

RECORDAR: 

 

  • Utilizar siempre casco de protección
  • llevar prendas de colores vivos o un  peto reflectante
  • Circular por carriles bici o la derecha de la calzada.
  • llevar un juego de reparación de pinchazos
  • respetar a los peatones en las aceras
  • disfrutar de la bicicleta circulando con precaución.

 

 

Entre las marcas nacionales ( aunque el 99% de los componentes viene del Oriente más oriental) que hemos podido ver, opiniones recopiladas y la experiencia de tener una de ellas. Recomendamos BICLI como una gran opción en relación calidad/precio. Tienen tienda en Argentona ( Barcelona) pero a través de su web te la envían a toda España y, por 1000 euritos, tienes una bici eléctrica que te dará muchas satisfacciones. Para verlas visitar www.bicli.com.

WEB PATROCINADA POR:

MIEMBRO DEL:

CONSEJO INTERNACIONAL PARA EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

ARTICULOS RECIENTES

Ginkgo Biloba