Marcha nórdica y competición

No a todo el mundo le pasó lo que a mí, descubrir tarde la marcha nórdica y su faceta más fascinante, la competición.  Ponerme a competir con 50 años, un par de años después de haber cogido unos bastones, fue una gran experiencia. Y lo sigue siendo doce años después.

 

Cuando hablamos de la marcha nórdica, muchas personas tiene en la cabeza ese caminar pausado, rítmico, técnico, cuasi hipnotizador que mientras charlamos con nuestro compañero/a va haciendo trabajar el 90% de nuestra musculatura (mentira a medias). Pues hay mucho más  de salud que eso, en la marcha nórdica competitiva.

 

Hemos vendido todos y cuando digo todos, digo TODOS, las virtudes saludables de una forma de ejercicio, sin ofrecer todas las explicaciones que se debiera. La repetición no hace que una mentira se convierta en verdad.  Se han sumado miles de practicantes a las clases o rutas que organizan empresas, ayuntamientos, ambulatorios, hospitales, etc. Quizá los que menos organizan paseos periódicos saludables son precisamente los clubes deportivos, pero deberían hacer otra cosa, preparar entrenamientos para competir para los mayores.

 

Hemos hablado de salud, al margen de los médicos. Los médicos han hablado de deporte al margen de los deportistas. Los montañeros hablan de competición al margen de los atletas. Los atletas no hablan pero hablarán al margen de lo que sea. Es decir llega un momento que nuestra querida marcha nórdica  “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

A lo que vamos es a hablar de un Deporte, con D mayúscula y sobre todo para Mayores con M mayúscula. Me explico. Hace pocos años me escogieron para dar una charla sobre marcha nórdica en  Barbastro. EL tema era la competición en MN, cuando pregunté al público cuantos practicaban regularmente la marcha nórdica se levantaron algunas manos. Pero cuando pregunté cuantos competían o estaban dispuestos a competir, solo quedó en alto la mía.

 

“Soy mayor para esas cosas”, “no soy nada competitivo”, “eso de los dorsales no es lo mío”,” solo compito conmigo mismo/a”, son frases que se empezaron a escuchar en la sala (mentiras). Difícil trabajo tenía en un auditorio con edad media de 45 años para meterles el gusanillo de la competición. Porque parece que la edad quita las ganas de competir (mentira), porque lo que quieren es  algo saludable y eso es incompatible con la competición (mentira) y otras mentiras más que nos contamos para justificarnos, para no ponernos a prueba delante de los demás no sea que quedemos mal, entre otras cosas.

 

Pero veamos. Nos llenamos la boca de actividad física saludable, cuando estamos hartos de mencionar los requisitos que pone la OMS (si esa organización a la que nadie hace caso hasta que se mueren millones) al ejercicio saludable

¿Esto a que se parece? A una programación básica de entrenamiento para competir. Ni más ni menos. Conseguir estos objetivos a determinada edad depende de un objetivo más alto, Fijarnos una meta en una competición nos va a hacer mucho más fácil cumplir con las recomendaciones diarias. Nuestra cabeza es la que va a hacer que nos levantemos de la cama o del sillón y salgamos a caminar, correr o lo que sea ¿Por qué? Porque quiero competir ese día y quiero hacerlo bien.

 

Para eso los minutos cuentan pero sobre todo cuenta…la intensidad. No se trata de hacerlos a velocidad de “mirar escaparates”, debemos marcar una intensidad moderada. ¿coño, cual es esa? Los mayores, con minúsculas no debemos hacer ejercicios fuertes, no son saludables… (mentira)

Pues se trata de estar al 70-80% de nuestra frecuencia cardiaca máxima. Considerando la frecuencia máxima con la fórmula más básica la resultante de 220-edad.

  • Es decir una persona de 60 años, tendría una FCmax de 160 ppm (pulsaciones /minuto)
  • Su intensidad moderada estará situada entre 115-130 ppm

 

Alguien de nuestros lectores, queridos paseantes con bastones, ¿alcanza de lejos estas frecuencias?. Si es así enhorabuena,  por fin están entrenando su musculatura cardiaca además de mover las piernas y los brazos.

 

Si nos vamos al nivel vigoroso, (del 80-90% de la FCmax) pueden imaginar que se les acaban las conversaciones con su colega de al lado. ¿o prefieren una buena charla en vez de poner su envejecido corazón a tono?

 

Pero además para considerar su ejercicio saludable de verdad deben incorporar la fuerza. Si señores/as, eso supone mancuernas, tensores, sentadillas, escaleras, cuestas, abdominales, etc, etc. Si al final va a ser un entrenamiento de verdad!!!

Por ese motivo, la verdadera actividad física saludable no es ni más ni menos que una rutina básica de entrenamiento deportivo. Algo que los mayores de 50 necesitamos como el agua, para evitar el deterioro imparable de nuestras articulaciones, músculos, etc, etc.

 

Es por eso que debemos diferenciar el plantarnos competir, con el plantearnos ganar. No hay mejor sitio para competir con uno mismo que una competición donde te ves obligado ( por tu propio pundonor)a dar algo más de lo que das cuando paseas. Yo disfruto de la competición, solo suben tres al cajón, pero intento dar lo máximo  sin dejar de disfrutar. Saludando a los amigos, agradeciendo los ánimos, animando a los compañeros que te doblan o cuando te cruzas con ellos. Disfrutando del antes y del después, aunque acabes dolorido. Aplaudiendo cuando suben a recoger sus merecidos trofeos. Esa es la competición para los Mayores Deportistas, con M y D mayúsculas, los que llenan las inscripciones a cambio de una camiseta o un brick de caldo Aneto y sobre todo…de un buen rato de disfrute.

 

Sí además tienes tiempo, haces turismo. Yo he descubierto lugares que sin el pretexto de la competición no lo habría hecho.

 

Quien me iba a decir que el año pasado con 61 años, acabaría en los Alpes Dolomitas, vistiendo la camiseta de ESPAÑA  y que este año estaría acompañado de una buena veintena de compañeros/as en un Campeonato de Europa para Masters ( mayores de 35 años) de Marcha Nórdica. Donde acude la flor y nata de este deporte. Estáis a tiempo de inscribiros.

https://www.grosseto2022.com/es/

Maslow en su famosa pirámide marca las necesidades básicas de la persona y sitúa en los lugares más altos, la pertenencia a grupo, la amistad, el respeto, la confianza, los logros, reconocimientos, el prestigio y la autorrealización (conseguir tus objetivos), entre otros. Una vez tenemos asegurada la base, debemos ir a buscar el resto, por salud ( física y mental).

 

Todo ello nos lo ofrece la competición deportiva. Que nadie me cuente milongas  sobre que no somos competitivos, si corremos para que no nos quiten un sitio en el autobús. Nos gusta ganar y si no ganamos, porque no nos hemos preparado suficiente y los demás son mejores, al menos saber que lo que estábamos dispuestos a ofrecer lo hemos dado.

 

 

Esta es nuestra Marcha Nordica Competitiva para Mayores, la que nos ofrece más de lo que podríamos llegar a pensar. Niños cada vez hay menos, pero mayores cada vez somos más. ¿Eres Mayor con mayúsculas? te esperamos

NOTA IMPORTANTE: Antes de empezar una actividad fisica moderada, consulte con su médico de familia. Si va a inciar un entrenamiento específico para competir, es preceptiva una prueba de esfuerzo y consulta con un especialista en medicina deportiva.

Deporte con mayúsculas es deporte seguro y para Mayores, aun más

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

M. Moreno, febrero 2022