Balnearios, no solo para curar.

Muchas veces, cuando éramos mas jóvenes, pensábamos que a los balnearios solo acudían personas con enfermedades. Solo aquellos que pretendían, mediante la acción curativa del agua con peste a azufre, aliviar sus dolencias.

 

La imagen típica de una marea de personas, con sus blancos albornoces, peregrinando de piscina en piscina o sometidos a la “tortura” de los manguerazos, venía a representar lo que sucedía en esos centros.

 

Otra imagen bastante difundida es la de la poca “baratura” de tales tratamientos, lo que reforzaba la idea de aquel turismo termal de clase alta del siglo XIX. Aquellos lugares donde solo podían acudir aquellos que tenían unos buenos dineros para acudir a esos lugares exclusivos.

 

Pues vamos a intentar aclarar lo que sucede en lo que resulta una buena alternativa al turismo de playa o montaña. Lo que además supone una acción saludable muy recomendable para los que superamos los 50.

 

¿Qué es un balneario? 

 

La primera parte es aclarar que un balneario no es necesariamente un hotel, aunque muchas veces lleva asociada esa opción y en otros casos está rodeado de alojamientos de ese tipo. El balneario realmente es un centro donde se realizan tratamientos mediante la aplicación de la balneoterapia. Cuya definición es: El tratamiento  mediante inmersiones en agua caliente o fría, masajes con agua en movimiento, relajación o estimulación con aguas minerales de los balnearios que  suelen ser ricas en ciertos minerales (sílice, sulfuro, selenio, radio, etc) que se pueden absorber a través de la piel.

 

El Dr. Marí recibiendo a nuevos pacientes en su centro.
El Dr. Marí recibiendo a nuevos pacientes en su centro.

La diferencia con la “hidroterápia”  es que, aunque pueda utilizar técnicas similares, el agua  que utiliza no tiene, en si misma, propiedades que puedan mejorar la salud. Es decir no utiliza aguas mineromedicinales o termales.

 

Eso supone que podamos disponer de SPA (del termino Salus Per Aquam) en mitad de una ciudad ofreciendo tratamientos de hidroterapia, eficaces sin duda, pero con agua del grifo.

 

Quien me mostró que la idea que mucha gente teníamos de los balnearios no era del todo correcta, fue el Dr. Xavier Marí, director médico del Balneario de Montanejos (Castellón), compañero instructor de marcha nórdica y que también ofrece esta actividad en sus instalaciones. Aunque estoy esperando un artículo más completo por su parte, la visita a sus instalaciones y de como se gestionan los servicios de la instalación, me agradó.

 

Primeramente estamos hablando de un tratamiento, es decir abordamos la salud del paciente con objetivo de curar o aliviar sus dolencias. ¿eso que supone? Pues que si usted tiene alguna de las enfermedades que pueden mejorarse mediante la balneotarapia, será recibido por un equipo médico. Estos especialistas serán los que le marquen la pauta  a seguir, durante los días que usted esté allí, con respecto al tipo de baño o aplicación del agua y si estos deben acompañarse de otros elementos complementarios, como masajes, fangos, etc.

El manantial de Montanejos, que suministra de agua termal al Balneario
El manantial de Montanejos, que suministra de agua termal al Balneario

El agua funciona para tratar sus dolencias tanto a nivel físico como químico, por su presión, temperatura y composición química. Aspectos diversos que debe controlar un especialista, cuando buscamos un efecto específico ante una dolencia.

 

Por este motivo, algo que en el extranjero no era algo raro, hay personas que acuden al balneario con su receta médica. 

 

La balneoterapia le va a resultar beneficiosa para:

 

• Favorece a la respiración.

• Favorece la circulación sanguínea.

• Produce un efecto de relajación en los músculos e incluso una relajación mental del paciente.

• Produce un efecto analgésico gracias a la vasodilatación y el efecto de relajación.

• Disminuye las contracturas musculares.

• Contribuye a mejorar el sistema inmunológico.

• Reduce el impacto de los movimientos en las articulaciones.

• Favorece el equilibrio y la propiocepción.

• Permite aumentar la fuerza muscular

• Facilita los movimientos y además permite alcanzar mayor rango en ellos.

• Disminuye la sensación de miedo y ansiedad del paciente hacia la terapia.

 

Pero…¿puedo ir al balneario sin estar enfermo? Faltaría más, a nadie le sobra un recorrido por las diferentes piscinas, con aplicación de chorros o cambios de temperatura, que le van a provocar una mejora en cualquiera de los aspectos que he mencionado anteriormente.

El otro día realice un “recorrido termal” en el Balneario Termas Victoria de Caldes de Montbui (Barcelona), fueron dos horas de recorrido en lo que denominan el “espai cel”, siete piscinas de diferentes temperaturas, contrastes, chorros dirigidos a diferentes zonas y de diferente fuerza y acompañado de un baño de vapor.

 

¿Fue un recorrido terapéutico? En este caso no, ya que no venía acompañado de un estudio médico de la conveniencia de un determinado tipo de baño.  Fue un recorrido de relax, en un entorno precioso, con música e iluminación agradable,  donde cada uno se aplica lo que considera le resulta más relajante y para eso solo necesitamos valorar nuestras sensaciones en cada piscina. En el mismo centro se realizan los tratamientos con el agua termal propia de la zona, que brota por una fuente de la localidad a 74 grados, ojo. 

 

¿cómo salí de ahí? Tras dos horas en “infusión”, pues arrugadito, claro, pero renovado y con un hambre de la leche. Que sacié  sobradamente, a base de alimentos saludables, que ofrecía el propio establecimiento.

 

Aclarada la diferencia entre uso del agua para tratamiento y relax, opciones que cualquier balneario nos puede ofrecer. Vamos a valorar  que otros atractivos nos ofrecen los balnearios. 

Espai cel, en Termas Victoria, un atractivo entorno que reune arquitectura, musica, agua, etc, etc
Espai cel, en Termas Victoria, un atractivo entorno que reune arquitectura, musica, agua, etc, etc

Balnearios para todos

 

Usted es joven, quiere ir a un centro termal con su pareja o con sus hijos. ¿ Es una buena opción un balneario?

 

Con respecto al tema niños, tendremos que diferenciar de las piscinas donde nuestros hijos chapotean y se tiran en bomba, no son eso precisamente, aunque muchos tienen piscinas exteriores donde podrán hacerlo. pero seguro que encontrarán actividades en el entorno que serán del agrado de los crios.  Está claro que es un turismo donde los mayores ( mas de 18 años) podrán aprovecharlo mejor.

 

A nivel turístico es difícil encontrar un balneario aislado de zonas turísticas. A veces, porque los manantiales ya de por si están situados en lugares con importante atractivo natural. Pongo como ejemplo, Caldes de Bohí o Panticosa.

 

 

En otras ocasiones los balnearios son los que han creado una infraestructura hotelera o gastronómica acorde al tipo de cliente que acude y por ello han convertido localidades sencillas en centros turísticos de primer orden. Al respecto mencionaré una que conozco en Francia , que es Bagneres de Luchon.

Balneario en Caldes de Bohí, solo el paisaje ya vale la pena
Balneario en Caldes de Bohí, solo el paisaje ya vale la pena

Acudir a un Balneario ¿es caro?

 

Lo de caro o barato es complicado de abordar cuando hablamos de salud o de bienestar. Si consideramos que, una semana de tratamiento para su enfermedad puede suponer una mejora considerable de su dolencia, yo diría que no resulta caro.

 

Aunque la hidroterapia tiene miles de años de existencia. Solo tenemos que visitar la termas árabes o romanas que encontraremos en muchas de nuestras localidades. Cuando empezó la “fiebre de los balnearios” en el siglo XVIII, evidentemente no todo el mundo podía acudir a aquellos lugares remotos donde se hallaban los manantiales. Esos días de alojamiento a pensión completa y con el tratamiento, suponían un coste difícil de abordar por parte de cualquier hijo de vecino. Es decir, solo acudían las clases acomodadas. Además existía la creencia de que, la falta de medicamentos, podía suplirse con el efecto beneficioso de las aguas. 

 

Actualmente hay un coste añadido al alojamiento, evidentemente. Pero muchos de los balnearios ofrecen paquetes de tratamientos + alojamiento, ya sea en su propio establecimiento como en colaboración con alojamientos de la zona. Otra cuestión es la oferta de termalismo del IMSERSO, donde se ofrecen a los pensionistas ofertas bastante atractivas en este aspecto.

 

Pero si usted se aloja, lo mismo un par de horas de circuito Spa más un masaje de media hora no le cuesta más de 30 euros.

 

¿Y balnearios en el mar?

 

Este concepto, donde se utilizan las técnicas de balneoterapia unidas a la especial composición química del agua de mar, se denomina Talasoterápia (talassa – del griego, océano) y es igualmente válida para determinadas dolencias y siempre para el bienestar. Tenemos mar de sobras y cada vez más establecimientos ofrecen estas opciones. Ya sea como circuito Spa o de hidroterápia. 

 

Con este breve artículo pretendo dejar constancia de una gran opción de bienestar dirigida sobre todo a aquellos que somos mayores de 50, pero totalmente válida para cualquier persona a cualquier edad.

 

Y que podemos decir si además existe alguna de las enfermedades que se dice que mejoran con la aplicación de baños. Pues la ciencia ha certificado su efecto en algunas y en otras siguen habiendo dudas. Pero como cualquier otro tratamiento.

La balneoterapia  o hidrología médica, como está definida esta especialidad médica en el MIR, está indicada en muchas áreas terapéuticas, hemos extraído esta parte de la revista Offarm.

 

PATOLOGÍA REUMÁTICA

 

• Artrosis de cualquier localización

• Artritis en fase no aguda: reumatoide, espondilitis, psoriásica, Reiter, gota.

• Dolor  de  partes  blandas:  tendinitis,  neuralgias,  bursitis, contractura muscular, fibromialgia, El 73% de los pacientes incrementan la movilidad articular después de la estancia en balnearios y reduce el dolor en la fibromialgia, con un efecto similar al que se obtiene con el ejercicio físico

• Hombro doloroso y recuperación de lesiones y cirugía traumática.

• Lumbalgia y cervicalgia crónica

• Mejora del dolor y de la capacidad funcional en la espondilitis anquilopoyética respecto al tratamiento antiinlamatorio

• Patología otorrinolaringológica y respiratoria: procesos crónicos otorrinolaringológicos como rinitis, poliposis nasal, sinusitis, laringitis, faringitis y otitis serosa.

• Asma, enfermedad pulmonar  obstructiva  crónica  (EPOC), bronquitis  crónica,  bronquiectasia.  En los  pacientes  con EPOC, el ejercicio realizado en el agua mejora más la capacidad física que el ejercicio hecho en el medio terrestre.

 

Los auxiliares en los centros termales son, en muchas ocasiones fisioterapeutas, enfermeras o  auxiliares de clínica, especialistas en la aplicación de las técnicas termales.

 

PATOLOGÍA RENAL Y URINARIA

 

• Infecciones urinarias recidivantes.

• Litiasis urinaria. Reducción de la incidencia de cólicos renales.

 

PATOLOGÍA DIGESTIVA

 

• Dispepsia.

• Gastritis.

• Úlcera gastroduodenal.

• Estreñimiento.

• Hemorroides.

• Colecistopatia no litiásica.

• Síndrome poscolecistomia.

 

PATOLOGÍA METABÓLICA Y ENDOCRINA

 

• Sobrepeso y obesidad.

• Dislipemias.

• Diabetes.

• Hiperuricemia.

• Hipertiroidismo, hipotiroidismo.

 

PATOLOGÍA CARDIOVASCULAR

 

• Rehabilitación  postinfarto  de  miocardio  y  postaccidente vascular cerebral, angina de pecho estable.

• Insuficiencia cardíaca estable. 

• Arteriopatía periférica de grado I y II, pies fríos.

• Insuficiencia venosa crónica en cualquier fase, vasculopatía linfática.

• Fenómenos de Raynaud.

• Hipertensión  arterial  sin  elevación  aguda  de  las  cifras. La balneoterapia  con  aguas  sulfuradas  consigue  una  disminución de la tensión arterial del 6 al 13% respecto a las cifras de antes del tratamiento.

 

PATOLOGÍA NEUROLÓGICA

 

• Secuelas de parálisis, polineuropatías después de fase aguda.

• Cefalea tensional.

• Distrofia simpático, neuropatías por atrapamiento, neuralgias.

 

PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA

 

• Ansiedad generalizada y estrés crónico.

 

PATOLOGÍA DERMATOLÓGICA

 

• Dermatitis atópica (la balneoterapia es más efectiva en la dermatitis atópica respecto a la fototerapia).

• Urticaria crónica, psoriasis, rosácea.

• Heridas y úlceras crónicas, cicatrices de quemaduras.

• Prurito crónico, ictiosis.

• La dermocosmética (limpieza, hidratación, filtro solar, envejecimiento de la piel, etc.) es otro campo donde tienen indicación las aguas mineromedicinales solas o combinadas con peloides.

 

PREVENCIÓN DE LAS INFECCIONES

 

• Anemia ferropénica, pérdida de peso, anorexia.

• Síndrome climatérico.

• A nivel bioquímico: las aguas bicarbonatadas-sulfatadas y las sulfuradas  tienen  un  efecto  antioxidante  efectivo  o  reductor  de los radicales libres (medido por metabolitos urinarios del estrés oxidativo). Este efecto beneficioso ya aparece el noveno día, y se duplica si la estancia en el balneario es de 14 días.

 

Como es lógico,  ni todas las aguas sirven para lo mismo ni todas las técnicas sirven para lo mismo. La composición del agua y las temperaturas de la misma son factores a tener muy en cuenta. Es decir, si quiere usted un tratamiento termal, consulte con el médico especialista en este tipo de técnicas complementarias a su tratamiento habitual.

 

Si lo que quiere es disfrutar de los beneficios relajantes del agua y de paso, lo mismo algún dolorcillo le cura. Hágase un circuito Spa una vez al mes, si se lo puede permitir y disfrute.

Pero claro, ojo al dato, que todo tratamiento no es inocuo por sí mismo  y  esto debemos saberlo.

 

CONTRAINDICACIONES   DE LA BALNEOTERAPIA

 

Absolutas:

 

• Patología crónica descompensada o insuficiencia grave: cardiovascular, respiratoria,  nefrourológica,  digestiva,  hematológica, endocrina.

• Infecciones de cualquier foco en fase aguda.

• Inmunodeficiencias.

• Caquexia.

• Periodos de convalecencia después de traumatismos.

• Brote psicótico.

 

Y otras contraindicaciones parciales como:

 

• Reumatismos en fase aguda, conectivopatías, osteomalacia, enfermedad de Paget.

• Insuficiencia respiratoria no avanzada.

• Neoplasias. Se debe estudiar cada caso.

• Alteración de la sensibilidad.

• Lesiones cutáneas, heridas abiertas.

• Conjuntivitis virales, tímpanos perforados.

• Neuropatía, disestesias.

• Cólicos abdominales.

• Incontinencia de esfínteres.

• Trastornos de la coagulación.

• Epilepsia.

• Consumo alcohólico excesivo y otras drogodependencias.

• Enfermedades psiquiátricas que impidan la convivencia en un balneario.

 

Actualmente, una vez se está normalizando la situación del COVID, muchos balnearios están volviendo a la normalidad con ciertas precauciones, como el uso de mascarilla durante los desplazamientos entre piscinas y la limitación de personas en una misma zona. Pero no evitan que pueda disfrutar de estas instalaciones. Aproveche esta oferta de turismo y salud que no le defraudará. 

 

Referencias

 

What is balneotherapy?” en: From The Grapevine. Recuperado en: 17 Diciembre 2018 de From The Grapevine: fromthegrapevine.com.

“The History of Spas Timeline: Evolution of the Journey So Far” en: Swim University. Recuperado en: 17 Diciembre 2018 de Swim University: swimuniversity.com.

“Bathing for stress relief” en: Yoga Journal. Recuperado en: 17 Diciembre 2018 de Yoga Journal: yogajournal.com.

“3 Health Benefits of Balneotherapy” en: VeryWell Health. Recuperado en: 17 Diciembre 2018 de VeryWell Health: verywellhealth.com.

“Balneotherapy” en: Wikipedia. Recuperado en: 17 Diciembre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.

Alejandro Rodriguez Puerta. (21 de diciembre de 2018). Balneoterapia: historia, efectos, ciencia y contraindicaciones. Lifeder. Recuperado de https://www.lifeder.com/balneoterapia/.

 

El Dr. Xavier Marí,  la voz del experto:

De Balnearios: medicina antigua, propuesta nueva 

Aprovecharé el artículo que ha publicado mi apreciado Mariano Moreno en su Web, Balnearios, no sólo para curar, donde no solo me recuerda mi incumplimiento por no haberle hecho uno que me pidió hace más de tres años, sino que lejos de enojarse dedica una buena parte a amables referencias de mi persona, incluso edita una intervención que tuve en el marco del Instituto de Biomecánica de València (IBV) en el año 2010, donde además de referirme, como era costumbre desde hacía años a considerar los Balnearios como un recurso de Salud y Bienestar, lucía un considerable volumen.

 

No voy a enmendar las referencias y opiniones que hace Mariano sobre los Balnearios. Lo fácil sería matizar o contradecir algunas de sus manifestaciones, al estilo del que tanto se lleva de decir la última.

 

Sin embargo intentaré corregir la insatisfecha petición que me hizo en su día, para ello confío se me preste la licencia de usar en este marco, algunas referencias personales por el papel interpretado en la “película” de la historia reciente del Termalismo en los últimos 30 años.

 

Es por ello que he utilizado el mismo título de una conferencia que impartí en el programa de Cursos “Cátedra Ateneo” del Ateneo Mercantil de València, “Balnearios: turismo de Salud” en el año 2002, “Balnearios: medicina antigua, propuesta nueva”.  

Sin entrar en rigores historicistas, son los romanos quienes popularizan las Thermas. Su uso, se llevaba a cabo bajo dos criterios:

 

A.- El de la recuperación de las heridas en las batallas, y tratamiento de las dolencias susceptibles de alivio por las cualidades de las aguas. y

 

B.- El descanso tras las batallas y de la vida diaria. Puede que sí o `puede que no, se le encuentre esa relación que expongo.

 

 

En mi caso, todo se inició en el año 1985, con el Dolor, principal síntoma al que empecé a dedicarle mi atención profesional como médico, y su tratamiento por la balneoterapia, a la que llegué de la mano de mi amigo y posteriormente socio Dr. Miguel Ángel Fernández Torán.

 

El Dolor y la Cronicidad, las enfermedades crónicas (de la piel, respiratorias…) nunca han tenido ni tienen edad pero como siempre, son más frecuentes con la edad, es decir, en las personas mayores, por eso y seguro que por la ausencia en muchos casos de tratamientos farmacológicos eficaces, las aguas mineromedicinales de los Balnearios mantenían su vigencia para esos pacientes.  

El año 1988, se inició el Programa de Termalismo Social del Imserso, y… se acabaron las “novenas” terapéuticas, así como languidecieron las largas estancias de “cura” de reposo en los Balnearios. Se introdujo, también en los Balnearios el objetivo de dar “más vida a los años”. Según Abraham Maslow “si la única herramienta de la que dispones es un martillo, todos los problemas y objetos adquirieren aspecto de clavos”. Confieso, sin propósito de enmienda, que convertí a los Balnearios en mi “martillo”.

 

Recientemente, siempre con una visión personal y sujeta a discrepancias y por qué no errores, sostengo que los profesionales, en mi caso los médicos, probablemente cualquier profesional de cualquier disciplina, opinamos en función de nuestra formación y nuestra experiencia, aconsejando según nuestros recursos. Encontré en los Balnearios el ”martillo”, la herramienta que permitía dar más vida a los años. Contemplé y contemplo los Balnearios como piezas clave para la atención a las personas desde el tratamiento del Dolor, la Cronicidad y la adquisición de un envejecimiento con Calidad de Vida.

 

Si en el año 84, me inicié en la Medicina Ortopédica y Manual, orientada al tratamiento del dolor, pronto me involucré en la Gerontología y Geriatría incorporándome en el año 1998 en la recién creada Sociedad Española de Rehabilitación Geriátrica.  

La OMS definió calidad de vida como la “percepción del individuo de su posición en la vida en contexto de la cultura y sistema de valores en los que vive y la relación con sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones”

 

En una de mis conferencias en Las Aulas de Tercera Edad, Ayuntamiento de València, en el año 2006 que titulé: ”LOS BALNEARIOS COMO REFERNTE SOCIOSANITARIO PARA LA MEJORA DE LA CALIDAD DE VIDA EN LAS PERSONAS MAYORES” me refería a la Calidad de Vida como el equilibrio entre necesidades y medios para atender las:

  • necesidades funcionales (relacionadas con la salud y las limitaciones que ocasiona)
  • necesidades materiales (relacionadas con el poder adquisitivo, paso de una situación productiva a la jubilación)
  • necesidades sociales (relacionadas con el grado de dependencia y el grado de satisfacerlas. Confluencia de las funcionales y las materiales).

También recordé en ésta, la conferencia que da título al artículo, donde manifestaba que: “La Medicina Antigua perdura cuando por los métodos de aplicación hacen que sus resultados tengan vigencia y eficacia. El uso terapéutico de las aguas mineromedicinales es una práctica antigua a la que se le han incorporado técnicas complementarias de diferentes campos de la Medicina buscando la mejor eficacia terapéutica que permite, no sólo mantener algunas indicaciones con natural vigencia, sino incrementar y ofrecer nuevas orientaciones terapéuticas” 

 

Mariano Moreno, dice que espera de mí un artículo más completo, y no sé si éste satisface su deseo, ya que la mayoría de las personas nos movemos por la visión tamizada del deseo.

 

Hace tiempo que dejé de creer en las verdades aseveradas.

 

Siento que las personas nos movemos acomodados en el asiento convencidos de nuestra “razón”, por mi parte prefiero viajar con la duda permanente que me ofrece el “razonamiento”.

 

También me presenta como “compañero instructor de marcha nórdica”, y aunque no lo diga, fue con él con quien obtuve mi primera acreditación de monitor, de los que mi impenitente actitud he llevado a acumular, haciendo de la Marcha Nórdica, como bien indica “una propuesta nueva”.

 

La Marcha Nórdica, como los Balnearios, son en mi opinión “herramientas para el Bienestar”. Pero eso no es lo se me ha pedido.

 

“Si caí, es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas”. E. Galeano

 

Dr. Xavier Marí, agost 2021