Entender el proceso de envejecimiento

El envejecimiento sería definible como las modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos. Suponen una disminución de la capacidad de adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta a los agentes lesivos que inciden en el individuo.

 

La investigación a nivel celular de este proceso ha recibido especial atención. Uno de los hallazgos relevantes es que las células normales están programadas para un número determinado de rondas divisionales. Basándose en esta afirmación las células tienen una especie de fecha de caducidad dependiente que cuantas veces se deben renovar, uan vez llegan a su límite la célula muere y los tejidos envejecen.

 

Internacionalmente, en 1984 se admitió por convenio, que anciano es toda persona mayor de 65 años, edad coincidente con la jubilación.

Se coincide en diferenciar cuatro fases para el envejecimiento:

  • Fase constructiva: hasta los 20 años, cuando el organismo está en formación continua. Se dispone de fuerza plena y las capacidades físicas del ser humano alcanzan su máximo apogeo. La división celular y muchos otros procesos bioquímicos comienzan a cambiar.
  • Fase preventiva: a partir de los 20 años debería intentarse el mantenimiento de las funciones del organismo a través de un estilo de vida sano (ejercicio, nutrición, relajación, etc.).Pero resulta muy común que nadie considere que está envejeciendo y perdemos esa primera oportunidad de alargar nuestra vida.
  • Fase estratégica: a partir de los 40 años cada vez supone más trabajo mantener el rendimiento, por lo que es necesario desarrollar una estrategia preventiva contra los síntomas de la vejez. Nos empezamos a dar cuenta de que el envejecimiento es imparable y nos afecta a todos. En algunos casos se pone manos a la obra para cambiar de habitos a otros más saludables.
  • Fase de envejecimiento: a partir de los 50 años no se trata sólo de prolongar el tiempo de vida, sino de mantener un buen estado de salud. Resulta entonces imprescindible abordar el CAMBIO , si queremos disfrutar del resto de nuestra vida.

Aunque los caracteres externos del envejecimiento varían de una raza a otra, y de una persona a otra, se pueden citar algunas características generales del envejecimiento humano:

  • Pérdida progresiva de la capacidad visual: Síntomas que conducen a la presbicia, miopía, cataratas, etc.
  • Pérdida de la elasticidad muscular.
  • Pérdida de la agilidad y capacidad de reacción refleja.
  • Degeneramiento de estructuras óseas: aparición de deformaciones debido a acromegalias, osteoporosis, artritis reumatoideas.
  • Aparición de demencias seniles: enfermedad de Alzheimer.
  • Pérdida de la capacidad de asociación de ideas.
  • Distensión creciente de los tejidos de sostén muscular por efecto de la gravedad terrestre(caída de los senos en la mujer, pérdida de la tonicidadad muscular).
  • Pérdida progesiva de la fuerza muscular y de la vitalidad.
  • Aumento de la hipertensión arterial.
  • Pérdida de la capacidad inmunitaria frente a agentes contagiosos.
  • Disminución del colágeno de la piel y de la absorción de proteínas, aparición de arrugas.
  • Pérdida progresiva de los sentidos del gusto y de la audición.
  • Pérdida progresiva de la libido, disminución de la espermatogénesis en el hombre, menopausia en la mujer.

WEB PATROCINADA POR:

MIEMBRO DEL:

CONSEJO INTERNACIONAL PARA EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

ARTICULOS RECIENTES

Ginkgo Biloba

Camine de forma efectiva con...

libros sobre marcha nórdica